Fernando Panea

 . . . . 

¿Cuál es tu comida favorita? Arroz al horno…de mi madre, por supuesto.

¿Y la que más detestas? La casquería que no esté bien elaborada…canta enseguida, una lástma.

Si pudieras elegir, ¿Qué comerías ahora mismo? Un buen ceviche.

 ¿Recuerdas cuál fue el primer restaurante que visitaste? La Azahara, frente a la Parroquia de los Remedios en Sevilla

¿Y ese al qué volverías sin dudarlo? Disfrutar, en Barcelona.

Ahora, un restaurante que no recomendarías ni a tu peor enemigo. Cualquiera de los que se toman la hostelería como algo más, sin apego arraigo y respeto por lo que hacen y a
quiénes se dirigen.

Un sitio por conocer. Desde hace tempo tengo en agenda Akelarre, de Subijana.

Tu bebida favorita. Un buen Jerez.

 Tu primera copa fue de… Ron

¿Y la última? Una de Laphroaig, de Islay

El plato que mejor te sale. El solomillo Wellintong lo bordo, aunque advierto que soy un auténtco cocinillas

Una película / espectáculo / libro que te dé hambre. La película Chef me hace salivar. De libros, cualquier recetario con buenas imágenes es toda una provocación!.

Una película / espectáculo / libro que te revuelva el estómago. No puedo soportar el maltrato a las mujeres, la violación, la injustcia hacia el débil

Un aroma de la infancia. El de las galletas de chocolate de mi madre recién salidas del horno.

¿Qué pedirías en tu últma cena? Jamón, foie y langostnos de Sanlúcar. Por cierto, me abririía un Harvest de Ximénez Spínola.

¿Qué tres cosas no faltan nunca en tu nevera? Un buen queso, tomates y cerveza.

¿Qué plato no soportabas de pequeño y ahora te encanta? La colifor

¿Qué le falta a la gastronomía sevillana para despegar? Creérselo. Debemos mirar más a nuestro propio entorno, excelso en productos y recetario. Ahora mismo estamos inmersos en absorber infuencias externas, sobre todo de modelo de negocios más que de defnir una línea creatva en torno a lo nuestro, con sello propio.

La asignatura pendiente del turismo en Sevilla. Abrirse a nuevas propuestas provenientes de la gastronomía, de la cultura y de las tradiciones, costumbres y ofcios oriundos de nuestra zona. Hay que diversifcar.

¿…y de la gastronomía sevillana? Tener carácter propio, una identdad. Creo que el modelo de negocio, de establecimiento, se puede adaptar, pero es la cocina la que debe revelarse y resurgir, dar un golpe de efecto

Ir arriba