I Congreso de Gastrosofía. Ciudades alimentadas

Se está celebrando en Sevilla del 31 de mayo al 4 de junio, el I Congreso de Gastrosofía, en un escenario tan singular como la antigua Real Fábrica de Artillería, y con las restricciones de aforo que indica el protocolo anti-covid. El encuentro ha sido organizado por la Asociación LaPlasita Proyectos, y busca sentar las bases en el análisis del modo de alimentar a las personas en esas grandes ciudades, en pleno crecimiento y ante los grandes retos del cambio climático y la crisis energética.

Catedráticos, profesores de Universidad, ingenieros agrónomos, activistas de huertos urbanos, formadores o productores relacionados con la agroecología, la alimentación limpia y sobre todo expertos en urbanismo, están analizando los problemas ambientales y logísticos, en la dicotomía campo/ciudad, junto con la necesidad de nuevos modelos de gestión de la producción y distribución de alimentos, todo ello mirando como ejemplo a la ciudad de Sevilla, que pasa del millón de habitantes.

Las ponencias han puesto de manifiesto que no es suficiente con cuatro huertos periurbanos, sino que es necesario pasar a otro nivel en el cuidado de la biodiversidad de modo colectivo, preguntándonos ¿qué le damos nosotros al campo, con todo lo que recibimos de él?.

La comida como engranaje doméstico y público, se analiza frente a la globalización, mientras menguan las capacidades culinarias de los habitantes. Hoy se está comiendo “experiencialmente”, cuando el acto de compra y de cocinado son actos políticos, que el sistema está absorbiendo incluso en plena pandemia.

Se expusieron cuestiones como las figuras de los mercados de abastos, los mercadillos de pequeños productores, la gestión de los residuos y los nuevos ritmos modernos. Y se aludió al hecho cada día más usual de vivir solo/comer solo, habiéndose comprobado que una familia de 5 personas produce la mitad de residuos que el anterior.

Otro tema que se comentó fue la situación crítica del campo, en el que nadie quiere trabajar. Y no hay que perder de vista que la España vaciada lo que realmente necesita son agricultores y ganaderos, al margen de otros proyectos empresariales que pueden revitalizar la zona.

En resumen, una visión interdisciplinar de la alimentación, a la luz del siglo XXI. Conceptos como sostenibilidad, reciclado, reutilización y reducción de energía, pertenecen ya al siglo XX. Ahora se trata de producir alimentos adecuados a los ritmos de la naturaleza, y la Unión Europea se ha marcado varios objetivos en el campo de la ecología para 2030, que van en esta línea.

Un interesante Congreso sobre los problemas de la alimentación en el futuro inmediato, a la luz de una ciudad tan emblemática como Sevilla, ejemplo de crecimiento, pero también de falta de ideas para capear los retos que se nos vienen encima.

>>> Laplasitaproyectos.com

Charo Barrios.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba